Cántico de Simeón (Nunc dimittis)

Ahora dejas, Señor, a tu siervo

irse en paz según tu palabra,

porque mis ojos han visto tu salvación,

que preparaste ante todos los pueblos,

como luz revelada a los paganos

y gloria de tu pueblo Israel.